¿Puede uno quedarse embrujado por un bizcocho? Mira que yo soy bizcochera, me apasionan todo tipo de bizcochos. Pero lo que me ocurrió la primera vez que probé la Bica Blanca de Laza… fue una pasada, una experiencia mágica, similar a lo que me sucedió cuando probé los sobaos caseros (otro de mis bizcochos top) La bica está claramente en el top bizcochil, no sólo por su textura, aroma, si no, por un sabor tan delicioso a nata, que te atrapa y te embruja.

Este bizcocho gallego, la Bica Blanca de Laza se suele comer mucho en época de carnavales, es originaria de Laza, tal y como indica su nombre. Laza es un pueblo de Ourense muy conocido por sus Carnavales (entroido). Y se le llama Bica Blanca porque se trata de un bizcocho de claras y nata, lo que le da una apariencia súper blanca, increíblemente bella.

Un dato curiososo, la bica no lleva levadura química (polvo de hornear) su genial textura recae en el batido de la nata y las claras. Una textura por lo tanto muy peculiar, con personalidad muy propia, distinta a los típicos bizcochos.

 ¡Vamos ya con la receta!

INGREDIENTES

  • 350 ml Nata líquida 35% materia grasa
  • 240g Clara de huevo (8 clara de huevo)
  • 350g Azúcar
  • 350g Harina repostería, floja

CÓMO HACER BICA BLANCA DE LAZA

1. Primero batimos la nata bien fría (debéis tenerla en la nevera antes de utilizarla) con una batidora eléctrica de varillas. Y la guardamos en la nevera hasta que le demos uso.

2. Precalentamos el horno a 180ºC. Ahora vamos a batir las claras hasta llegar a punto de nieve. Una vez las tengamos bien montadas añadimos el azúcar poco a poco y batimos hasta que se integre, no batir demasiado.

3. Tamizamos la harina y añadimos poco a poco a las claras, lo haremos con movimientos envolventes con una espátula para que las claras no se vengan abajo, este es un proceso algo delicado.

4. Ahora cogemos nuestra nata montada y la vamos echando poco a poco a la mezcla de las claras, también mezclamos con movimientos envolventes, cuanto más cuidadosos seamos en este proceso más guay nos quedará la textura de la bica.

5. Echamos nuestra mezcla en un molde rectangular mediano-pequeño con cierta altura, aprox. 31×22 cm. y mínimo 5 cm de alto, forrado con papel de horno. Y espolvoreamos con azúcar de forma generosa, ¡para que luego nos quede la súper costra crujiente!

 

6. Horneamos a 180ºC durante aprox. 40-45 min. vamos vigilando la bica, en cuanto salga palillo limpio, la podremos sacar del horno.

7. Dejaremos que enfríe un buen ratejo antes de sacarla del molde. ¡Y a disfrutar!

Notas:

  • Lo más importante de la Bica es mantener el aire conseguido al batir la nata y las claras. Deberemos integrar la harina de una forma delicada, con la ayuda de la espátula, realizando movimientos envolventes.
  • Importante: tamizar la harina.
  • Para que la nata monte bien, deberá tener al menos 35% de materia grasa y deberá estar bien fría antes de montarla.
  • En el momento en que veamos que la nata está montada, paramos de batir, si no, se podría estropear.

 

¿Qué os parece la receta? Si se hace todo el proceso guay, nos quedará un bizcocho tan increíble como pocos. Y una cosa genial, la bica gallega se conserva súper bien, además, está más rica según van pasando los días, se va intensificando el sabor.

Por cierto, para ver todo el proceso paso a paso, echad un ojo al video que os dejo justo abajo. Animaros a comentar que tal os sale, si ya conocéis la Bica Blanca de Laza… si la hacéis, qué tal os ha quedado… todo lo que se os ocurra y por cierto, todas las preguntas serán súper bienvenidas!

Pin It on Pinterest